>>>Conversation with Tracy Yellen, CEO at Paso del Norte C. Foundation

Tracy is the CEO of the Paso del Norte Community Foundation and the Paso del Norte Health Foundation, a regional grant maker that operates in El Paso, Southern New Mexico, and Ciudad Juarez. The foundation’s work focuses on improving health equity, promoting philanthropy, and investing on projects that improve the built environment and promote cooperation such as the 60-mile Bi-national Paso del Norte Trail.

Q: Hello Tracy, can you tell us about the work the foundation is doing in the region?

 

The Foundation was set up in the mid-90’s when Tenet Corporation, a private hospital company bought Providence Memorial Hospital which was not for profit at the time. So we are celebrating our 25th anniversary this year. We have taken the proceeds of the sale from that hospital and have identified, with the community, priorities in health, and how to improve public health in our region which is defined as El Paso, Southern New Mexico and Ciudad Juarez. We are funding projects and grants in NGOs that work in health education and disease prevention, not necessarily treatment or cure. We focus on nutrition and productivity, alcohol and tobacco prevention, and mental health and emotional well being. Healthy kids and health leadership. 

 

We like to use the collective impact model which is basically convening multiple organizations to set the priorities. So, for example, we are looking at diseases like diabetes, heart disease, cancer, - but really, if we can improve nutrition and physical activity, then we can give the residents of our region the opportunity to live healthier, happier, and productive lives. That is really our vision. 

 

So we stay pretty focused in this area. This includes investments in access to fresh fruits and vegetables and food, education around consumption, and what’s healthy and what’s not. Changing behavior - which is very very hard. 

 

We live on the US side of the border in a community that was - after the 1960’s - was really built around a free-way. So in that sense, you lose the habits of a prior generation where you may be walking, taking public transportation to home, to work, to school. Where you are really reliant on a car or a bus to get around. And so — there’s a real impact on people’s health as a result of that urban design. 

 

And then you’re also dealing with - in our community, access to mental health services, behavioral health services and just the opportunities for people to live happy, healthy, and productive lives. So working across the border is important to us. The needs are also similar, and shared in so many ways. Just as our families are shared and our work across the border are shared. 

 

But the needs are even more pronounced in Juarez as they are in El Paso. In part because there is more extreme poverty in Juarez than you have in El Paso; and El Paso is far behind the economic advances of people in other cities and other places, we also enjoy a rich culture and heritage that makes our community very positive and resilient but there are really some fundamental issues around health equity and access and opportunity -  and again in Juarez it’s even more pronounced - so we work to empower non profit organizations, and partner organizations to help our communities live better and longer. 

Q: From your experience, What are the big issues that the region is facing?

 

A generation ago, it was fundamentally access to clean water and air. We had 80,000 people in El Paso county living in colonias in neighborhoods outside the city limits typically without water and sewer service and the State of Texas, and the City Government, and the El Paso community have responded to improve those conditions - although it’s not where it needs to be. In the mid-90’s in Juarez, there was no sewage treatment, so if you flush the toilet, that would run into a canal that was called aguas negras which ran parallel to the border and ended into irrigation fields, agricultural fields, and then eventually into the river. 

 

And so we had very basic, fundamental issues around sanitation, and access to clean water. We also live in a desert - so how do you provide water and grow in a sustainable way, mindful of what it is to be in a desert? But still, we’ve improved fundamentally in the areas of water in Juarez, and El Paso. 

 

Clean air is another issue. We are a non-attainment city. A large part of the time. Juarez has done a really good job making improvements, they have more paved roads than they have in the past which helps in decreasing air pollution, but we have policies driven by the United States which contribute to our lack of attainment in the US - which is what you said - immigration and customs policy and lack of resources at the border which cause people to wait hours along the bridge and idle and that certainly contributes to lower air quality in the region. 

 

Q: Do you have some initiatives or projects that involve both sides of the border at once? 

 

We have a specific project. We are working on a plan to build a 60-mile trail across El Paso County called the Paso del Norte Trail. Where people can walk or run segments or the entire way. It has an alignment that would include an international trail which includes a trail from El Paso to Juarez that is on the Paseo de las Luces. That’s - El Paso street, into Juarez along the Chamizal, then back to the other bridge and then back into downtown El Paso. It will be a long time to develop, but it is a high priority for us. 

 

We wanted to add Juarez because of the symbolism and the connectivity of the communities. And you all will know by observation - I grew up in New Jersey, I worked in Juarez for many years, but there are very few places around the world where you don’t celebrate a bridge, and where bridges are connecting spaces, and they’re also beautiful places, and that is what they should be in our community. Technically, they connect us. But they have all these barriers built into them, and they're not beautiful structures that say “Welcome!” There’s a little Bienvenidos sign because our countries mean it - I mean, the people of our communities mean it - But our countries, the United States in particular, have these policies that don’t make that bridge in particular feel as a welcoming space. 

>>>Conversación con Tracy Yellen, CEO en Paso del Norte C. Foundation

Tracy es la directora ejecutiva de Paso del Norte Community Foundation y Paso del Norte Health Foundation, un donante regional que opera en El Paso, el sur de Nuevo México y Ciudad Juárez. El trabajo de la fundación se enfoca en mejorar la equidad en salud, promover la filantropía e invertir en proyectos que mejoren el entorno construido y promuevan la cooperación, como el Camino Binacional Paso del Norte de 60 millas.

P: Hola Tracy, ¿puedes contarnos sobre el trabajo que está haciendo la fundación en la región?

 

La Fundación se creó a mediados de los años 90 cuando Tenet Corporation, una compañía de hospitales privados, compró Providence Memorial Hospital, una institución sin fines de lucro en ese momento. Así que estamos celebrando nuestro 25 aniversario este año. Hemos tomado las ganancias de la venta de ese hospital y hemos identificado, con la comunidad, las prioridades en salud y cómo mejorar la salud pública en nuestra región, que incluye El Paso, el sur de Nuevo México y Ciudad Juárez. Estamos financiando proyectos y subvencionando ONGs que trabajan en educación sanitaria y prevención de enfermedades, no necesariamente en tratamiento o cura. Nos centramos en la nutrición y la productividad, la prevención del consumo de alcohol y tabaco, y la salud mental y el bienestar emocional. Niños sanos y liderazgo en salud.

 

Nos gusta usar el modelo de impacto colectivo que básicamente convoca a múltiples organizaciones para establecer las prioridades. Por ejemplo, estamos analizando enfermedades como diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer, pero en realidad, si podemos mejorar la nutrición y la actividad física, entonces podemos darles a los residentes de nuestra región la oportunidad de vivir de manera más saludable, más feliz y más productiva. Esa es realmente nuestra visión.

 

Así que nos mantenemos bastante concentrados en esta área. Esto incluye inversiones en acceso a frutas y verduras y alimentos frescos, educación sobre el consumo y de lo que es saludable y lo que no. Cambio de hábitos, lo cual es muy, muy difícil.

 

Vivimos en el lado estadounidense de la frontera en una comunidad que fue, después de la década de 1960, realmente construida alrededor de una autopista. Entonces, en ese sentido, se han perdido los hábitos de una generación anterior como caminar, tomar el transporte público para ir a casa, al trabajo, a la escuela. Hoy se depende del automóvil o un autobús para moverse. Hay un real  impacto en la salud de las personas como resultado de este diseño urbano.

 

También está lidiando con acceso a servicios de salud mental, servicios de comportamiento saludable. Oportunidades para que las personas vivan vidas felices, saludables y productivas. Trabajar a través de la frontera es importante para nosotros. Las necesidades también son similares y se comparten de muchas maneras. Así como nuestras familias son compartidas y nuestro trabajo al otro lado de la frontera es compartido.

 

Sin embargo, las necesidades son aún más pronunciadas en Juárez que en El Paso. En parte porque hay más pobreza extrema en Juárez que aquí en El Paso; y El Paso está muy por detrás de los avances económicos de las personas de otras ciudades y otros lugares. También disfrutamos de una rica cultura y patrimonio que hace que nuestra comunidad sea muy positiva y resistente, pero realmente hay algunos problemas fundamentales en torno a la equidad en torno al acceso y oportunidad de salud, y nuevamente en Juárez es aún más pronunciado, por lo que trabajamos para empoderar a las organizaciones sin fines de lucro y organizaciones asociadas a ayudar a nuestras comunidades a vivir más y mejor.

 

P: Según tu experiencia, ¿cuáles son los mayores problemas que enfrenta la región?

 

Hace una generación, era fundamentalmente el acceso a agua potable y aire limpio. Tuvimos 80,000 personas en el condado de El Paso viviendo en colonias en vecindarios fuera de los límites de la ciudad, típicamente sin servicio de agua y alcantarillado, y el Estado de Texas, el Gobierno de la Ciudad y la comunidad de El Paso han actuado para mejorar esas condiciones, aunque no donde más se necesita. A mediados de los años 90 en Juárez, no había tratamiento de aguas residuales, por lo que el agua del inodoro descargaba directo en un canal llamado aguas negras que corría paralelo a la frontera y terminaba en los campos de riego, campos agrícolas y, finalmente, en el río.

 

Teníamos problemas muy básicos y fundamentales relacionados con el saneamiento y el acceso al agua limpia. Por otro lado, vivimos en un desierto, entonces, ¿cómo proporcionar agua y crecer de forma sostenible, conscientes de lo que es estar en un desierto? Pero aún así, hemos mejorado fundamentalmente en temas de agua en Juárez y El Paso.

 

El aire limpio es otro problema. Somos una ciudad sin logros una gran parte del tiempo. Juárez ha hecho un muy buen trabajo haciendo mejoras, tienen más caminos pavimentados que en el pasado, lo que ayuda a disminuir la contaminación del aire, pero tenemos políticas impulsadas por los Estados Unidos que contribuyen a esa falta de logros en los EE. UU. Lo que ustedes dijeron: la política de inmigración y aduanas y la falta de recursos en la frontera, hace que las personas esperen inactivas horas a lo largo del puente. Eso ciertamente contribuye a disminuir la calidad del aire en la región.

 

P: ¿Tienen algunas iniciativas o proyectos que involucren a ambos lados de la frontera a la vez?

 

Tenemos un proyecto específico. Estamos trabajando en un plan para construir un sendero de 60 millas a través del Condado de El Paso llamado Paso del Norte Trail. Donde las personas pueden caminar o correr segmentos o todo el camino. Tiene una alineación que incluiría un sendero internacional que incluye un sendero desde El Paso a Juárez que se encuentra en el Paseo de las Luces. Eso es en El Paso Street, hacia Juárez a lo largo del Chamizal, luego de regreso al otro puente y luego de regreso al centro de El Paso. Nos llevará mucho tiempo desarrollarlo, pero es una alta prioridad para nosotros.

 

Queríamos agregar a Juárez debido al simbolismo y la conectividad de las comunidades. Yo trabajé en Juárez durante muchos años, pero hay muy pocos lugares en todo el mundo donde no se celebra un puente, los puentes son espacios de conexión y también son lugares hermosos, y eso es lo que deberían ser en nuestra comunidad. Técnicamente, nos conectan. Pero tienen todas estas barreras incorporadas, y no son estructuras hermosas que den la  "¡Bienvenida!" Hay una pequeña señal de Bienvenidos porque nuestros países lo dicen por cumplir, quiero decir, la gente de nuestras comunidades lo dice en serio, pero nuestros países, en particular los Estados Unidos, tienen estas políticas que no hacen que ese puente en particular se sienta como un espacio acogedor.

 

También tenemos una fundación que establecimos en Juárez: tenemos una oficina, cuatro empleados y una Junta de Directores de México. Creamos una Fundación Mexicana para asociarnos con nosotros. Nuestro objetivo es inspirar y hacer crecer la filantropía en la región. Entonces, en El Paso, tenemos un evento llamado El Paso Giving Day en el que estamos tratando de comunicarnos con donantes nuevos y jóvenes para apoyar la filantropía y apoyar a las organizaciones sin fines de lucro y organizaciones fuera del ámbito de la salud. Tuvimos 195 organizaciones sin fines de lucro que participaron el año pasado, pero también queremos hacer lo mismo en Juárez, donde realmente inspiremos, alentemos y promovamos la filantropía. Si bien estamos muy cerca y comprometidos con nuestra región, estoy muy orgullosa de tener un personal y una junta en Juárez que se despiertan allí todos los días, que compran allí todos los días, que conocen a su comunidad incluso mejor que nosotros, incluso tan conectados como nosotros.

 

P: A principios de semana, nos reunimos con organizaciones que trabajan con migrantes en Juárez. ¿La fundación ha encontrado oportunidades para abordar problemas de salud relacionados con la migración?

 

Tenemos en pequeñas formas. Tenemos donantes para nuestra organización interesados ​​en apoyar a los migrantes y refugiados, por lo que pasamos esos recursos a las organizaciones que trabajan directamente con esas familias. Hay un par de organizaciones en Juárez que hemos financiado: Casa de la Anunciación, Las Américas ... Todos participan en el Día de Donaciones de El Paso. Nuestro objetivo es llevar recursos a las personas más expertas en ese campo. Solo lo hacemos indirectamente.

 

Desde la perspectiva de la población migrante, tenemos mucha gente en los EE. UU. en el condado de El Paso, en los mencionados vecindarios de las colonias que están fuera de los límites de la ciudad. Financiamos un par de organizaciones que contratan promotoras que son trabajadoras de salud comunitaria, miembros capacitados y confiables de esos vecindarios quienes brindan información y educación sobre la salud a esas familias. Es muy personal, uno a uno. También la gente vive con miedo si no tienen residencia legal en los EE. UU. Pero aún así, tienen el derecho de acceso básico a asistencia. Por lo tanto, ayudarlos a conectarse con los recursos que están disponibles para ellos, esa es la función de las promotoras.

 

P: ¿Podrías contarnos sobre el trabajo de la organización asociada en México?

 

Se creó en 2015 y este es su quinto año. Ayudan coordinar donaciones a organizaciones asociadas en Juárez. Tienen un par de proyectos. Uno se llama Juárez en Acción que se realiza cada mes de septiembre. El cual busca alentar a los juarenses a tener orgullo de su comunidad. Tomar posesión de sus barrios. Después de la violencia de mediados de la década de 2000, durante ese período, la gente no podía vivir lo que consideraríamos una vida normal, entonces, ¿cómo recuperas tu propia comunidad?

 

Juárez en Acción inspira proyectos comunitarios y vecinales que promueven el orgullo en las comunidades. También están trabajando en un proyecto con una organización internacional llamada Coaches across Continents para capacitar a los profesores de educación física en formas de involucrar a los estudiantes en la promoción de valores, conocimientos e información. Se les permite elegir qué valores enseñar en un día determinado, pueden utilizar planes de enseñanza, pero también podrían simplemente tratar sobre nutrición, que no coman cheetos calientes con queso para el almuerzo, sino algo mejor. O podría tratarse de intimidación o respeto: o integridad y honestidad. abarca a unos 70,000 estudiantes al año con este programa.

Video: International bridge Paso del Norte, March 2019 / marzo 2019

We also have a foundation that we set up in Juarez — we have an office, four staff, and a Mexican Board of Directors. We created a Mexican Foundation to partner with us. Our goal is to inspire and grow Philanthropy in the region. So in El Paso, we have an event called El Paso Giving Day where we’re trying to reach out to new and young donors to support philanthropy and to support the nonprofits and organizations of their choice - outside of the health arena. 

 

We had 195 nonprofits participate last year, but we also want to do the same thing in Juarez where we are really inspiring and encouraging and promoting philanthropy. While we are really close in proximity and committed to our region, I am really proud that we have a staff and board in Juarez who wake up there everyday, who shop there everyday, who know their community even better than we do, even as connected as we are.

Q: Earlier in the week, we met with organizations that work with migrants in Juarez — has the foundation found opportunities to touch health issues related to migration?

 

We have in small ways. We have donors to our organization interested in supporting migrants and refugees and so we pass those resources along to the organizations that are working directly with those families. There are a couple of organizations in Juarez we have funded: Annunciation house, Las Americas... They all participate in El Paso Giving Day. Our goal is to get resources to people who are the most expert in their field. So we only do it indirectly. 

 

I think in the US from a migrant population perspective - we have so many people in the US from El Paso County - and I have mentioned the colonias neighborhoods before - that are  kind of outside the city limits. We do fund a couple of organizations that hire promotoras which are community health workers that are trained and trusted members of those neighborhoods and they provide health information and education to those families. So it is very personal and one on one. It also - people live in fear. If they don’t have legal residency in the US but they still have the right for basic access to support. So helping them connect to the resources that are available for them is kind of one of the roles of the promotoras. 

 

Q: Could you tell us about the work of the partner organization in Mexico?

 

They were set up in 2015 and this is their fifth year. They help make grants to partner organizations in Juarez. They have a couple of projects. One is called Juarez en Accion every September. It is really to encourage Juarenses to have pride in their community. Take ownership of their neighborhoods. After the violence of the mid-2000’s - during that period, people couldn’t live what we would consider a normal life, and so how do you take back your own community? 

 

Juarez en Accion inspires community and neighborhood based projects that are to promote pride in communities. They are also working on a project with an international organization called Coaches across Continents and it is to train PE teachers on ways to engage students in promoting values and knowledge and information. So they are allowed to choose what values to teach on any given day and they might use lesson plans but it might be simply about nutrition - don’t eat hot cheetos with cheese for lunch — eat instead, something better. Or it might be about bullying, or respect. Or integrity, or honesty. So they touch about 70,000 students a year with this program.

  • Black Instagram Icon

Project supported by the William Kinne Fellows Traveling Prize